La generación olvidada

Cuando hablamos de pintura o artes plásticas, solemos pensar en un pintor en concreto, pero pocas veces en un colectivo o grupo artístico y mucho menos en una generación.Este es el caso de La Generación de los 50 o, mal denominada, La Generación del 50 (no es lo mismo, no), quienes representaron el gran intento de cambio del ambiente pictórico de la época –aún anclado en la tradición de la Escuela Malagueña del siglo XIX, la del bodegón y el paisaje amable–, la pintura de vanguardia que se realizó en Málaga durante la segunda mitad del siglo veinte. Aunque, si bien es cierto, no se puede hablar de generación como un grupo homogéneo, ya que cada uno mantenía sus propias particularidades artísticas.
Todo se empezó a fraguar con la ‘Peña Montmatre’, un grupo de jóvenes pintores malagueños que emprendieron un viaje hasta Cannes para conocer a Pablo Ruiz Picasso y que él mismo bautizó como ‘Grupo Picasso’. Fue un grupo de pintores que se reunía periódicamente para hablar de arte, pero con el tiempo también de política. Junto a ellos, poetas, críticos y todo aquel que tuviera algo que decir.

GRUPO PICASSO. Virgilio Galán, Guevara, De Ramón, Alberka, R. Serra, Picasso, Jaqueline y Sabartres entre otros. GRUPO PICASSO. Gabriel Alberca, Virgilio Galán, Guevara, De Ramón, R. Serra, Picasso, Jaqueline y Sabartres, entre otros.
GRUPO PICASSO. Virgilio Galán, Guevara, De Ramón, Alberka, R. Serra, Picasso, Jaqueline y Sabartres entre otros.

Una generación formada por Gabriel Alberca (1934-2011), Enrique Brinkmann (1938), Pepa Caballero (1943-2012), Eugenio Chicano (1935), José Díaz Oliva (1938-2001), Francisco Hernández (1932-2012), Elena Laverón (1938), Jorge Lindell (1930-2015), Francisco Peinado (1941), Stefan von Reiswitz (1931) o Dámaso Ruano (1938-2014), que tenía tendencias estéticas diferentes: Lindell practicaba el informalismo abstracto, Von Reistwiz prefería el surrealismo, Brinkmann evolucionó de la neofiguración a la abstracción y Chicano asumió un contenido social a la vez que se aproximaba al pop. Todos movidos por una causa común, mejorar y aprender, -aunque para ello algunos tuvieron que marcharse-, quienes asimilaron los mensajes de ruptura, experimentación y compromiso con la modernidad y la vanguardia y lograron romper con la tradición del siglo XIX y llevar a Málaga a una pintura de vanguardia y establecerla en el mapa pictórico.

Lo curioso es que en una ciudad como Málaga, denominada por algunos como “Ciudad de Museos”, no haya un museo dedicados a ellos, que tanto hicieron por una Málaga anclada en el academicismo. ¿Alguien se acuerda de aquella promesa que hizo la candidata a la alcaldía malagueña en 2007, Marisa Bustinduy, de un equipamiento cultural que recogería “la historia de la plástica de la ciudad desde el instante del nacimiento de la revista Litoral, en 1927, fundada por los malagueños Manuel Altolaguirre y Emilio Prados, hasta los artistas actuales, pasando por la llamada Generación de los 50, que se ubicaría en la esquina de los Muelles 1 y 2 del recinto portuario”? Sí, donde hoy se ubica el Centre Pompidou Málaga… Pues bien, nos tendremos que conformar con la exposición permanente Itinerario hacia Picasso: La renovación plástica en Málaga que les dedica el MUPAM (Museo del Patrimonio Municipal de Málaga) en una de sus salas, habrá que esperar a ver que sitio les reserva el Museo de Málaga en la Aduana, que prevé su apertura antes de final de año. Esperemos que algún día, más pronto que tarde, se subsane la deuda con sus pintores malagueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s