Los límites del Arte

El Arte ha servido a lo largo de todos los tiempos como elemento de propaganda política o religiosa, pero también como elemento crítico contra estas instituciones.

En este caso, la denuncia a la Iglesia llega de la mano del performista navarro Abel Azcona, con su exposición Desenterrados, en la sala de exposiciones de la plaza Serapio Esparza en el Monumento de Los Caídos. Comisariada por Marisol Salanova, surge a partir del proyecto performativo que lleva a cabo meses antes, en mayo de 2015, en la plaza Conde Rodezno de su ciudad natal. Producto de más de un año de investigación y procesos de producción, durante la performance titulada Enterrados, en mayo, el artista congregó a una serie de familiares de víctimas del franquismo y vertió tierra procedente de la huerta de una de las víctimas sobre sus cuerpos tumbados en la plaza a modo de homenaje reivindicativo sobre la memoria histórica.
Lo que encontramos en él durante la exposición de Azcona son mapas de acción; sus performance destripadas en sentido metafórico, al poder contemplar y entender su proceso, invitan al espectador a leerlas y formar parte con palabras, cuerpo y letras. Está montada de manera que el espectador pueda ver el proceso de forma limpia, poética, para jugar con que el proceso sea una evolución de la pieza; es decir, se trata de un montaje instalativo, el público se vuelve parte de esa performance que ya ha sucedido y cuya documentación encuentra en diálogo con piezas anteriores también de corte político. Todo expuesto en espacio con una carga tan fuerte, duro, lo que viene a ser una antigua iglesia desacralizada. Ambiente enrarecido de textos, fotografías e instalación, un montaje muy contemporáneo, desde el más absoluto respeto, para el cual se desentierran proyectos que tienen un fin político y que tienen en común el haber facilitado el empoderamiento de otras personas gracias al artista y su empatía con ellas. Con el proyecto Enterrados como eje central, encontramos proyectos políticos y sociales del artista en torno al abuso infantil, la maternidad, el aborto, el feminismo y la religión. De estética cuidada al detalle y conceptualmente muy potente, el trabajo de Azcona explora y presta gran atención al resultado plástico, por lo que está relacionado con medios como la fotografía, el videoarte, la instalación artística y la escultura. Su obra artística, en la que siempre acaba involucrando su cuerpo, y su propio proceso creativo, le sirven como herramienta de autoconocimiento.

Abel Azcona junto a la polémica obra ‘Pederastia’
Abel Azcona junto a la polémica obra ‘Pederastia’
La muestra Desenterrados se compone de más de 120 fotografías, textos y testimonios, cien marcos con documentación y diversos elementos instalativos como libros, tierra, un columpio, sillas, vídeos, etc. Pero una obra ha hecho ‘saltar’ a un grupo de católicos: la palabra “Pederastia” escrita con 242 hostias consagradas que el propio artista consiguió asistiendo a 242 eucaristías. Más de 40.000 personas firmaron una petición en change.org para que la exposición fuese retirada y se enfrenta a tres querellas por delitos de profanación a cargo de la Asociación Española de Abogados Cristianos, de la Diócesis y del Arzobispado de Navarra.
La acción más significativa fue la concentración de fieles rezando frente a la piezaAmén, un plato con las hostias consagradas con las que el artista había formado la palabra “Pederastia”, aunque ya no se encontraban en su lugar. Sin embargo, este hecho ha sido utilizado por el propio artista. Como cuenta en sus redes sociales, estos fieles han participado sin saberlo en la “tercera parte de la performance Amén, una Concentración-Manifestación-Rezo de Rosarios y Padre Nuestro y gritos de Cristo Rey”.

Fieles rezando frente a la obra del artista.
Fieles rezando frente a la obra del artista.

Sin embargo, no ha quedado todo ahí. El artista denunció a través de su cuenta de Facebook que unos desconocidos han atacado de nuevo su exposiciónDesenterrados, rompiendo tres piezas. Asegura que ninguna de ellas pertenece aAmén sino a otro proyecto denominado The Shadow, donde se recogen testimonios de abuso infantil “en la cuna del Opus Dei”. Azcona considera que “esto demuestra lo que todos sabemos; habéis buscado un único posible resquicio legal (que tampoco lo es), para cargar contra el alcalde del cambio, contra la exposición y contra mí, y no por las hostias, eso os da igual”. “Sabéis y demostráis que va mucho más allá”, ha finalizado.

Imagen de la sala tras los ataques
Imagen de la sala tras los ataques

A pesar de esto, el artista ha encontrado cierto apoyo en los juzgados y por parte del Ayuntamiento, en cuyo pleno no se aprobó la propuesta de declaración de UPN, que pedía que el equipo municipal retirara la exposición de Abel Azcona, siendo apoyada únicamente por este partido.
Por suerte, tras la tempestad llegó la calma (al menos, de momento). Han visitado la muestra más de un millar de personas, las piezas estropeadas serán recompuestas, pero las hostias sagradas ya no están, los fieles siguen congregándose para rezar…
Desgraciadamente, no es un caso aislado y lo sucedido en la exposición de Abel Azcona, como en otros, guardan unos elementos comunes: la crítica de los poderes del Estado, la religión católica o el concepto de España. A pesar de poder hacer uso de nuestra libertad de expresión, el Arte se topa a veces con los fanatismos, tanto políticos como religiosos, queriendo imponer una ley (ya sea celestial o terrenal) para acallar a aquéllas bocas que denuncian los abusos de poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close