El despertar cultural de Málaga

Que Málaga es una ciudad cultural es algo que ya nadie pone en duda. Nada tiene que ver la Málaga de ahora con la de hace 10 años, en lo que a cultura se refiere.

El primer grano de arena lo puso el Museo de Bellas Artes de Málaga (1916) y el Museo Arqueológico Provincial (inaugurado en 1949), unificados en 1973 como Museo de Málaga. Aunque éste nunca ha tenido sede unificada, entre idas y venidas, dimes y diretes, los malagueños llevan décadas a la espera de que ese sueño se haga realidad. Luego vino la Fundación Picasso Museo Casa Natal creada en 1988, con la convicción de situar en Málaga la figura de Picasso; un esfuerzo que tuvo su recompensa y uno de los Centros de Documentación mejor y más especializados en la figura del creador malagueño.

Luego hubo que esperar mucho, demasiado, para que la Málaga cultural empezase a despertar. En 2003 las inauguraciones del Museo Picasso Málaga y del Centro de Arte Contemporáneo empezaron a situar a Málaga como ese referente que llegará a ser, pero el camino iba a ser largo. En 2007, el Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM) vino a llenar el vacío histórico que existía en torno a la ciudad. A partir de aquí en Málaga se abrirá cada año un museo, a veces incluso varios: en 2008 llegó el Museo del Vino, en 2009 la Colección del Vidrio y del Cristal, en 2010 el Museo Automovilístico, el Museo de Semana Santa y el Museo Revello de Toro; 2011 sería el del desembarco de primer “museo franquicia”, el Museo Carmen Thyssen; en 2013 el Museo Interactivo de la Música (MIMMA) por fin tuvo una sede digna y salió del parking de la Plaza de la Marina donde estuvo relegado diez años, en 2014 el Museo Jorge Rando y en 2015 la llegada de los “museos estrella”, el Centre Pompiduo Málaga y la Colección Museo Ruso.

Pero si revisamos, al fin y al cabo solo es una lista de museos, y éstos solo son los pertenecientes a la capital. Es en este mar de museos donde debemos preguntarnos hacia dónde vamos. En 2008 Málaga se sumó a la iniciativa cultural “La Noche en Blanco”, una noche donde la cultura salía a la calle, y los ciudadanos también. Cada año se repite el mismo patrón -muchas actividades, mucha gente, muchas colas- y cada año me hago la misma pregunta: ¿sirve realmente de algo? Estamos creando un consumismo cultural deficiente. Por suerte, la mayoría de los museos de la ciudad ofrecen entradas reducidas, gratuitas algunos días, otros incluso siempre son gratuitos y, sin embargo, pasan sus días sin mucho movimiento, mientras que “los de arriba” están preocupados en registrar un número de visitantes mayor que el año anterior. Una vorágine de museos, la mayoría privados, la mayoría con fecha de caducidad. El Museo Carmen Thyssen Málaga tiene prevista su salida en 2025 (aunque seguramente prorrogará su estancia), el Centre Pompidou Málaga hará lo propio en 2020 y lo mismo sucederá con la Colección Museo Ruso en 2025. Y Málaga mientras tanto seguirá esperando un Museo del Patrimonio Industrial que revindique su pasado más floreciente.

En medio de todo esto, hay otra Málaga que despierta, una Málaga cultural, independiente, que revindica a los artistas locales, los artistas jóvenes, una Málaga crítica. La Casa Amarilla, Casa Sostoa, Villapuchero Factory, el colectivo Espacio Cienfuegos. En 2013 la Diputación de Málaga crea La Térmica como centro de creación y producción cultural contemporánea, que con su beca de residencia ‘Creadores’ y el espacio ‘Coworkers’, busca llenar ese espacio demandado por productores culturales. En 2015 surge “Locos por la cultura, la I Semana del Emprendimiento Cultural en Málaga, para reunir a todos los profesionales que trabajan a diario para que emprender en cultura pueda ser una realidad factible y sostenible; un gran hervidero de artistas y empresarios de la cultura que aportaron su visión del arte como negocio y profesión. Expertos a nivel nacional de distintas áreas del emprendimiento cultural, ponentes de la primera línea del mundo de la cultura y emprendedores de todas las disciplinas artísticas, nutrieron un programa pensado como contenedor de todo lo que ya se está haciendo y punto de partida del trabajo que queda por hacer. Este 2015 también ha sido la puesta en marcha MASA, Federación de Asociaciones, colectivos y personas individuales que trabajan en la industria cultural malagueña, que se alojará en la antigua cárcel de Cruz de Humilladero. La finalidad principal de MASA es actuar como entidad representativa de sus miembros ante las instituciones y la sociedad, asumiendo un papel negociador de sus intereses como colectivo y como promotor activo de proyectos para la ciudad: artes visuales, audiovisuales, artes escénicas, música, arquitectura, literatura, fotografía, gestión cultural, docentes, historiadores del arte e industria cultural.

En 2015 tuvo lugar también Art & Breakfast, la primera feria internacional de arte independiente y joven que se realiza en Málaga, en el Hotel Room Mate Larios, aunque si bien es cierto, fue una mezcla a medio camino entre lo independiente y lo institucional.

Lo que sí es cierto es que Málaga se ha marcado una senda cultural que nos sitúa como un referente, pero no podemos dejar de ser críticos, revisar los presupuestos y revisar las políticas culturales, dando cabida a todos los agentes culturales. Un crecimiento cultural coherente, que en 2025 Málaga siga siendo referente cultural y un eco de lo que fue en 2015.

Publicada en http://papeldeperiodico.com/2015/05/19/el-despertar-cultural-de-malaga/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close