Trabajar por amor al arte

Trabajar “por amor al arte”; el refranero popular nunca falla. Y es que hace unos días se dio a conocer el salario de los vigilantes de sala y recepción de los ‘museos franquicia’ Pompidou y Ruso que abrieron a finales de marzo, entre campaña electoral y campaña electoral. Los casi 60 empleados que tienen ambos museos cobran 467 euros al mes, a lo que hay que sumar (o restar) que por un error técnico de la ETT el primer mes han cobrado solo la mitad del sueldo.

image

Sí, una ETT (Empresa de Trabajo Temporal), Atlas, en este caso filial de Adecco, es la que ganó la licitación para la gestión de visitantes. La Factoría de Arte y Desarrollo fue la empresa que consiguió el contrato de “Coordinación y gestión de actividades y exposiciones”. Ambas empresas ya habían ‘colaborado’, entre otros proyectos, en la primera feria de arte de Málaga, Art and Breakfast. Y es que está muy de moda eso de externalizar los servicios en los museos; a pesar de que en los estatutos de la Agencia Pública para la Gestión de la Casa Natal de Pablo Ruiz Picasso y otros Equipamientos Museísticos y Culturales (la antigua Fundación Picasso. Museo Casa Natal), prevén que su personal “será principalmente funcionario, de acuerdo con lo que se establezca en la relación de puestos de trabajo”, actualmente el organigrama publicado solo incluye a los responsables de los departamentos. Este panorama contrasta con la situación de su director, Jose María Luna, que se ha incrementado el sueldo en un 41%, pasando de cobrar 66.000 euros brutos a 93.000 euros con dietas incluidas.

Mientras, los trabajadores contratados por Adecco tuvieron que acreditar (o eso ponía en la oferta) un nivel cultural alto, conocimientos de al menos dos idiomas foráneos -uno necesariamente inglés-, estudios relacionados con Turismo, Historia del Arte, Bellas Artes o disciplinas afines -véanse todas las demás-. Unas condiciones laborales que no permiten que los recién titulados, los “sin experiencia”, dejen de serlo. Anclados en un puesto en el que tienen poco futuro para progresar, no solo porque dependan de una ETT, por ende temporales, sino porque hay que sumarle el hecho de que el Pompidou sólo estará 5 años y el Museo Ruso 10. Poca plantilla nueva cabe ahí de la ya contratada, más allá de contrataciones temporales por sustituciones de bajas o vacaciones.

Vivimos en un momento de burbuja museística, no niego los buenos datos de las Industrias Culturales Creativas (ICC) en los que se refleja que la cultura emplea más de 7 millones de personas, que la creación de empleo en Europa en el ámbito de las industrias creativas y culturales tuvo un crecimiento del 0,7%.

Debemos preguntarnos qué modelo museístico estamos creando, no solo en el nivel que hemos tratado, sino en la creación de museos franquicias con duración determinada: ¿a quién beneficia más, a la ciudad o a la propia institución museística?, ¿debemos tender hacia la gestión mixta? Un replanteamiento que deben hacerse tanto las instituciones culturales como las políticas, hacer una gestión de calidad que permita a los trabajadores pertenecer al organigrama del museo que haga del mismo un lugar más sostenible, eficiente y rentable.

Publicada en http://papeldeperiodico.com/2015/04/20/trabajar-por-amor-al-arte/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close