Cuando el pueblo defiende la historia

En la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, sin previo aviso se construyó un muro que separaba la República Federal Alemana de la República Democrática Alemana, simplemente quedo sin construir el 13 de agosto una pequeña parte fuertemente vigilada por la policía socialista. Pero el muro que contemplamos en la actualidad, no es el original, es el llamado «Muro de la cuarta generación», que empezó a construirse en 1975, de hormigón armado, con una altura de 3,6 m y formado por 45.000 secciones independientes de 1,5 m de longitud. La noche del jueves, 9 de noviembre de 1989, al viernes, 10 de noviembre de 1989, caía uno de los muros más importantes de la historia reciente, el Muro de Berlín. Todo un país se congregó delante del muro ese 9 de noviembre, celebrando su caída y el fin a una brecha física que dividía el país en dos.Pues bien esta semana hemos visto como miles de ciudadanos volvían a congregarse delante del muro, pero esta vez para evitar su desmantelamiento. Se trata del lienzo del muro denominado East Side Gallery, que iba a ser retirado para permitir la construcción de un exclusivo edificio de viviendas a orillas del Spree con vistas a Alexanderplatz y que llevará por nombre ‘Living Bauhaus’. A principios de los 90, este tramo del Muro fue tomado al asalto por artistas de diversas nacionalidades que estamparon en él sus creaciones, como el beso de Leonid Brézhnev y Erich Honecker, obra de Dmitri Vrúbel, convirtiéndolo así en la mayor galería al aire libre del mundo (1,3 kilómetros de largo) y en una inevitable atracción turística para la ciudad. Desde entonces, miles de visitantes lo recorren a diario, mientras el barrio, que una vez fue parte de la zona cero, el espacio muerto que quedaba a ambos lados del Muro de la Vergüenza, se ha convertido en un atractivo producto inmobiliario por encontrarse en el centro de la nueva capital alemana.

1362391441_0
Protestas junto al tramo del Muro que iba a ser derruido. | Afp

El muro que, por ahora, se mantendrá, iba a ser desmantelado y colocado en otro lugar de la ciudad, como siempre las instituciones y empresas, siguen pensando que derruir una estructura arquitectónica (ya sea un edificio o un muro, como es el caso) y volverlo a construir en otra zona es una actuación de conservación del Patrimonio y, lo que se hace es tergiversar una vez más la historia, porque no solo importa el elemento arquitectónico, sino también el lugar, esa zona es la que fue saltada por tantas personas que anhelaban una vida mejor, lugar en el que muchos murieron en el intento. Eso no puede trasladarse a otro lugar.
A pesar de ser una época oscura de Alemania, el pueblo ha sabido asimilar ese hecho histórico y, prueba de ello es la protesta de más de 5.000 personas ante el inminente derribo. También ha surgido un movimiento en internet, a través de la plataforma Change.org, el cual ha recogido unas 55.000 firmas pidiendo que se interrumpa el proyecto inmobiliario. Esto demuestra que la ciudadanía tiene interés por el arte, la historia y el patrimonio y, que puede hacer algo al respecto. Ya no nos quedamos callados ante hechos como este, en el que se dan a las empresas “carta blanca” y el resto tenemos que permanecer inmóviles sin poder hacer nada al respecto. Podemos decidir el futuro de nuestra historia y, en casos como este, conseguirlo.

Publicado en Papel de Periódico:
Cuando el pueblo defiende la historia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close