Noches en blanco, días internacionales y noches europeas de los museos

Parece que mayo es el mes de los museos. En Málaga tuvo lugar el pasado 12 de mayo la V edición de la Noche en Blanco, a la que siguió en 18 de mayo con el Día Internacional de los Museos y el 19 con la Noche Europea de los Museos. Unas jornadas de puertas abiertas, en las que se ofrece entrada gratuita y se pretende que todo el mundo adquiera algo de cultura.Pero, ¿qué ocurre en realidad? Se forman interminables colas en museos y centros de arte que normalmente tienen entrada gratuita, como si al día siguiente no estuviese esa exposición, entramos como borregos en fila recorriendo las salas de un lado para otro, en muchos casos sin ton ni son, mirando los cuadros como entendidos, salas repletas de gente donde apenas se puede contemplar nada, para hacer un recorrido completo y terminar donde hemos estado durante horas haciendo cola, a todo esto hemos debido adquirir una experiencia y una sensibilidad artística, en un lugar abarrotado de gente, donde a mitad de las veces lo que importa es eso, que entre gente, gente y más gente, para al día siguiente leer en los periódicos he han sido el museo más visitado ¿y qué conseguimos con ello?
Estos eventos tienen como objetivo hacer que los museos sean más accesibles al público en general y en particular a un nuevo público, más joven. Pero ¿realmente se consigue? ¿Conseguimos que el público joven entre en el museo esos días y le creamos una expectación para que vuelva otro? ó ¿Simplemente abren al público de siempre, o alguno nuevo, raramente joven, que no tenía nada que hacer ese día? Ciudadanos que salen a la calle, se dan una vuelta, recorren un museo y, hasta el año que viene. Realmente algo sigue fallando en la relación institución-individuo, se que parezco un poco catastrófico (y quizás lo sea), pero algo de razón tengo. El resto del año, raro es volver a ver un museo con tanto trasiego de gente, excluyendo al Louvre, Prado y demás museos nacionales, vas a un museo y te encuentras al grupo de señoras que vienen a culturizarse un poco, y a ver qué bonito son los paisajes, en ocasiones te encuentras a esas señoras una y otra vez, y en alguna que otra inauguración de una exposición, y no, no van a verla, sino a esperar a que salgan las bandejas de canapés y cenar gratis, y sí, lo he visto con mis propios ojos.
Algo falla en nuestro sistema ideal de museos como servicio a la comunidad, si hay museos que llegan un punto que tienen que plantearse el cerrar, otros que incluso cierran, otros a los que no les sale rentable mantener un museo abierto. Aunque en muchas ocasiones el ciudadano es el que menos culpa tiene de esto último.
Se han creado mecanismos en los que los ciudadanos se echan a la calle para visitar museos sí, pero museos abarrotados de gente, en los que apenas puedes enterarte de que va la exposición, porque entre las voces, gente a un lado y a otro, prefieres ser un borrego y acabar en la casilla de salida, y hasta el año que viene. Quizás se deberían reformular esos mecanismos y hacer entender a los ciudadanos que vale la pena pagar por ver un museo, recorrerlo con tranquilidad y que el día del museo, son todos los días. Que no tengamos que esperar a que nos digan que hoy es cuando nos tenemos que lanzar a la calle y esperar una hora de cola para visitar un museo que mañana estará más tranquilo y seguirá siendo gratuito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close