Un continente sin contenido

A pocos meses de concluir las obras en el Palacio de la Aduana y a un año para que se abra al público, poco se sabe de lo que contendrá.

Palacio de la Aduana

En 2007 el Gobierno central decidió que el Palacio de la Aduana, sede de la subdelegación del Gobierno, fuese la sede permanente del Museo de Málaga, el cual tiene previsto acoger el Museo de Bellas Artes y el Arqueológico, según el proyecto de la Junta de Andalucía, sería la primera vez que ambas colecciones se expusiesen en un mismo edificio, ya que desde su unificación en Museo de Málaga en 1973, han estado en edificios separados. Aunque este proyecto nunca ha estado exento de polémica, ya que el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, líder del Partido Popular en Málaga, ha manifestado en más de una ocasión de que el Museo Arqueológico se traslade al antiguo Convento de la Trinidad y que el Palacio de la Aduana acoja en su totalidad el Museo de Bellas Artes. Un “rifirrafe” entre la Junta y el Gobierno local, entre PSOE y PP (si lo prefieren) del que ya estamos acostumbrados en esta ciudad.
En las elecciones andaluzas de 2012, este proyecto pareció tambalearse más aún de lo que estaba tras el anuncio de Javier Arenas, líder del Partido Popular Andaluz, de querer convertir el Palacio de la Aduana en subsede del Museo del Prado, un proyecto del que solo se anunció eso, una de tantas promesas electorales, de castillos en el aire, donde se vende la piel del oso antes de cazarla (aunque a eso ya estamos acostumbrados por aquí), ya que al Patronato del Prado, organismo regulador del mismo y el que toma las decisiones, no se le hizo, ni se le ha hecho, una propuesta formal sobre dicho proyecto. Después de los comicios electorales, se pensó que todo volvería a su cauce, y Málaga podría decir que tiene su museo de la ciudad, Museo de Bellas Artes y Arqueológico, pero parece ser que no hay un uso definitivo para este nuevo espacio museístico que ya empieza a asomar en la ciudad. La visita del subdelegado del Gobierno Jorge Hernández Mollar y del consejero de Cultura en funciones Paulino Plata, la pasada semana en Málaga no arrojó ninguna luz al tema, es más se lanzó una nueva posibilidad, la colaboración con el Museo del Prado, a través del programa Prado itinerante, un proyecto de exposiciones temporales promovido desde 2005 por el museo estatal que ha recalado en varias ciudades españolas y andaluzas.

Fotografía. Estado de las obras. PardoTapia
Fotografía. Estado de las obras. Pardo Tapia

Parece que aún queda por saber cuál será el final de este culebrón y, cuál será el uso definitivo para este nuevo espacio cultural en pleno corazón de la ciudad. Esperemos que para cuando las obras del Palacio de la Aduana estén concluidas los organismos competentes se pronuncien y no tengamos que esperar a que abra sus puertas, que no se convierta en un nuevo Art Natura, un museo vacío, que de espacios vacíos vamos más que sobrados en esta ciudad y que el Palacio de la Aduana, ya sea como Museo de Málaga o como subsede del Museo del Prado, sea una pronta realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close