Revolución Verde

La protesta del campamento saharaui de Gdeim Izik, la primavera árabe, 15-M… el arte se suma como una herramienta más a la revuelta, sirviendo a la evolución de la conciencia colectiva.2El artista sevillano Federico Guzmán (1964), trajo a la Galería JM (Duquesa de Parcent, 12) su visión de la naturaleza explorando los universos de Ibn Gabirol, Paul Klee y Marcel Duchamp entre otros.
Se trata de la primera exposición individual que Guzmán realiza en Málaga, proyectos de pinturas, dibujos y esculturas realizadas entre 2009 y 2011, en el que la obra principal es un botijo alicatado, con un continuo fluir del agua nos acompaña durante todo el recorrido, un símil con La Fuente de la Vida, título de la misma, agua como símbolo de vida que brota sin descanso. Hace referencia al filósofo y poeta judío andalusí, Ibn Gabirol y su tratado Fons Vitae, un diálogo sobre el origen del mundo. La escultura hace una clara alusión a La fuente de Marcel Duchamp, un objeto cotidiano, descontextualizado y elevado a la categoría del arte. Federico Guzmán explora los territorios de entrecruzamiento entre historia, cultura y naturaleza, los cuales forman el sustrato en el que crecemos: nuestra tierra, nuestra ciudad, nuestro lugar.
El artista se ayuda de otros artesanos para realizar esta como el conjunto de Los paraísos naturales, que combina metal, goma espuma, látex, poliuretano, lava y corcho, esto no hace más que darnos cuenta de la diversidad de materiales que utiliza a lo largo de toda la exposición.
Uno de los puntos importantes del artista sevillano es el concepto de copia, que vemos en el cartel de la muestra, para Guzmán el arte es copia, capital y abundancia de bienes espirituales, vemos esa “revolución” pero ya no tan verde,  hace mención a la industria del espectáculo que “imparte un concepto cerrado de la creatividad que es coartada para imponer por ley la llamada propiedad intelectual y para el cierre y alambrado de los campos comunes del conocimiento”. Su  concepto de arte o de obra de arte es abierto, la obra no es más que el resultado de su propio pensamiento y visión, por lo que no importa los intermediarios para llegar al fin.
La relación que el artista mantiene con la esencia del mundo, la vemos desde hace varios años en sus trabajos, muy apegado a Paul Klee y su concepto de hombre-árbol, unión del hombre con la naturaleza y la interdependencia de todos los seres vivos, plantea la necesidad vital de superar el individualismo para activar una consciencia global y de pertenencia que abarca a la misma.
En palabras de la poetisa saharaui Sukeina Aali‐Taleb “el arte, la cultura y la educación son armas de lucha pacífica por el respeto a los derechos humanos y el derecho de todos los pueblos a su tierra, sus raíces y su libertad”. En proyectos como ARTifariti, vemos esa “revolución verde”, pacífica, de Guzmán que surge como rechazo al “muro de la vergüenza” construido por Marruecos, el arte como elemento de lucha ante la represión de un pueblo que ha sido arrancado, como ese hombre-árbol, de su tierra, rompiendo sus raíces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close