El nexo entre las vanguardias y el arte contemporáneo.

La Place II. Giacometti

“En pleno distrito decimocuarto, un patio que sólo es un estrecho pasaje, un taller minúsculo, destartalado, polvoriento: allí se elabora la imagen más fiel, sin duda, del hombre de nuestro tiempo. Esta imagen de un ser solitario, casi anónimo, terriblemente precario y que, sin embargo, cuando va a desaparecer, nos confía su secreto, su presencia, su vida; es una imagen que Alberto Giacometti persigue incansablemente, a través de sus esculturas y sus pinturas, desde hace unos veinte años, al margen e, incluso, a contrapelo de las preocupaciones dominantes en el arte de hoy”. Estas son las palabras con la que Pierre Schneider empieza su entrevista Mi larga marcha, publicada en L’Express en 1961. Esa imagen de Alberto Giacometti (Suiza, 1901 – Suiza, 1966) es la que nos trae el Museo Picasso Málaga que podrá visitarse hasta el 5 de febrero, en horario de 10:00 a 20:00 horas de martes a domingo, incluido festivo. El Museo Picasso Málaga reflexiona sobre el trabajo de este creador clave en el arte del siglo XX, una exposición que ha sido comisariada por la historiadora del arte Véronique Wiesinger, directora de la Fundación Alberto y Annette Giacometti, de donde procede el grueso de la colección, en colaboración con José Lebrero Stals, director artístico del Museo Picasso Málaga.
Cuando uno visita la muestra dedicada al artista suizo, uno de los elementos que le llaman la atención es el montaje, que hace posible que todas las piezas se puedan contemplar tal como las fue creando el artista en su mítico taller de Montparnasse, grandes mesas de madera que sitúan las esculturas a la vista del espectador, sus líneas rectas y su acabado, chocan irremediablemente con la técnica del escultor. Para Giacometti, la escultura tiene interés en la medida en que le facilita la visión que tiene del mundo exterior, este concepto lo vemos muy claro en las escultura que realiza a partir de 1946, de figuras filiformes y alargadas en bronce que habitan un espacio, y que suponen el colofón a su obra artística y a la exposición.
Las obras se disponen organizadas cronológicamente para mostrar los diferentes momentos en la evolución de la investigación estética del artista suizo: sus trabajos más tempranos, la llegada a París y las primeras influencias externas no académicas, el interés por el cubismo tardío, su relación artística con creadores como Picasso y Cézanne o la noción de “jaula” como espacio definido lo humano como género artístico. Su relación con Pablo Picasso, es uno de los principales motores de esta exposición, ambos hijos de artistas, formados en la academia, sus traslados a París o el gran interés compartido por los Maestros del pasado; esa relación la podemos apreciar visualmente en el recorrido de la exposición, ya que no solo se muestran obras de Giacometti sino también del propio Picasso, especialmente en esas características claves que hacen que sus producciones puedan estudiarse juntas aunque sean de generaciones diferentes.
Un artista para el que pintar o esculpir, significaba ver, comprender el mundo, sentirlo intensamente y ampliar al máximo nuestra capacidad de exploración; y es lo que el visitante se lleva de esta exposición, una forma distinta de ver, comprender y sentir el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close