El juego más serio de Mérida

La muestra El juego más serio del mundo reúne más de un centenar de obras que podrán visitarse del 22 de septiembre al 20 de noviembre402426_4513738755555_721080445_nEl Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM) acoge, desde el 22 de septiembre hasta el 20 de noviembre, una exposición retrospectiva del pintor Andrés Mérida. La muestra “El juego más serio del mundo. La pintura de Andrés Mérida (1981-2011)”, está formada por un centenar de obras procedentes de colecciones privadas de distintas ciudades, entre las que se encuentra la obra “Maestro real”, propiedad de S. M. El Rey. La exposición fue presentada por el concejal de Cultura, Damián Caneda, acompañado por la vicepresidenta de la Fundación Málaga Celia Carrión Fuentes, el director de la misma, Pedro Martín-Almendro; el pintor, Andrés Mérida; y el comisario de la muestra, Antonio Garrido.
La exposición, organizada conjuntamente por la Fundación Málaga y el Ayuntamiento, recorre la trayectoria artística del pintor desde sus comienzos a la actualidad, revisando sus diferentes etapas y mensajes. En esta exposición  retrospectiva se podrá apreciar la pluralidad de registros en los que se mueve Andrés Mérida: los toreros, el mar, el flamenco, los caballos, la luna, los verdiales, los paisajes o los retratos son temas usuales en la obra del artista.
El alargamiento de la figura, el predominio del color azul, la distorsión de las medidas canónicas, la fuerza incontenible y el tratamiento singular y ajeno a los tópicos en lo que se refiere a los toros y el flamenco, definen la poética del pintor. La calidad en el uso del color y el dominio de la técnica son también evidentes en el universo  de Andrés Mérida, un universo aparentemente sencillo pero lleno de complejidad y valores simbólicos.
El estudio de la obra ha sido realizado por el profesor Antonio Garrido que hace un recorrido de  los treinta años de trabajo del artista. Como él mismo explica: “En la pintura de Andrés hay poesía, profundo lirismo y arte, que todo es lo mismo y diferente. Existe humor, ironía, técnica depurada y una mirada especial a los referentes”. El catálogo se presenta en una edición bilingüe español-inglés.
Andrés Mérida, pintor gaditano y malagueño de adopción, nace en Algeciras (Cádiz), el 17 de diciembre de 1964. Desde temprana edad tiene inquietud por el dibujo, pero no va a ser hasta los primeros años de la pubertad cuando empieza a sentir la verdadera pasión por el arte: “…recuerdo que me encantaba dibujar en los libros de texto y en multitud de ocasiones no atendía a las explicaciones del profesor en las clases, era muy distraído y reconozco que esta actitud me causo algún que otro suspenso…”
En el año 1971, con 6 años, su familia se traslada a Málaga donde comienza su etapa de formación primaria en el Colegio Cerrado de Calderón.
De esta primera etapa educativa, en la década de los setenta, cabe destacar de los primeros años la importante labor que su maestro, Dámaso Ruano, realiza con él, ya que con su didáctica le provoca un acentuado interés por el dibujo y el color. También , María Luisa Cruz, su profesora de historia del arte, le despierta aún más la inquietud artística, tanto es así que es pieza fundamental para que al final de esta etapa el artista decida su futuro iniciando su formación académica en la facultad de Bellas Artes de Sevilla.
En los dibujos que realiza al final de su etapa primaria hay una clara tendencia hacia el surrealismo y al expresionismo, lógicamente sin la definición propia de un artista consolidado. Estos dibujos son una premonición de lo que más tarde se deja entrever en sus obras actuales.
Una vez terminado el Bachiller Superior, Mérida atraviesa un momento decisivo, ya que se plantean dudas en el seno familiar sobre su futuro, afortunadamente todo se encauza  para que se matricule en Santa Isabel de Hungría (Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla).
Durante este periodo (1983-1988), Andrés experimenta y absorbe los conocimientos necesarios para obtener la titulación superior logrando licenciarse con éxito: “… estos años los recuerdo con muchísimo cariño, fueron unos años en los que aprendía mucho, tanto como me divertía, creo que tuve la suerte de estudiar una de las carreras más bonitas y rodeado del mejor ambiente universitario en el Colegio Mayor San Juan Bosco que fue mi casa durante mi estancia en Sevilla…”
En el verano de 1988, el artista vuelve a Málaga definitivamente y comienza una nueva etapa en la que combina la pintura con el trabajo en la empresa de su padre; este periodo es duro para él porque casi no dispone de tiempo para hacer lo que realmente le gusta: “…..fueron unos años en que a veces lo pasaba mal, atravesé momentos en que me sentía impotente porque era difícil saltar al vacío con mi arte y aunque reconozco que en el comercio de mi padre aprendí muchas cosas que hoy me están sirviendo de mucho no me sentía del todo a gusto, no me sentía identificado con lo que hacía y por tanto nada realizado, motivo más que suficiente para que interiormente sufriera alguna que otra crisis de identidad, fue una segunda carrera que tuve que estudiar aunque no me gustara…”
En estos años, Andrés Mérida no deja de exponer en ningún momento; muestra sus obras en exposiciones colectivas dentro de su ciudad y en la provincia, hasta llegar su primera exposición individual que realiza en Málaga en la Galería Pórticus (1994). A partir de aquí son constantes las muestras que, hasta hoy, han ido aumentando su ya extenso curriculum.
En los años 90, los señores David y Kary Laliberte adquieren algunas obras en un restaurante de Benalmádena (Málaga). Este encuentro entre el artista y el matrimonio Laliberte es el principio de una gran amistad y “mecenazgo”, prueba de ello es que hoy por hoy poseen la colección mas importante de Mérida y son grandes colaboradores de este.
A finales de los años 90 comienza a exponer en Asia gracias a la colaboración de su representante Sofía Gaspar. Este es el comienzo de la difusión de la obra de Mérida por otros países. También colaboran con él David Olivares en Estados Unidos y el Jirí Tláskal en la República Checa. En el año 2003 conoce a la Lisa Santulli que va a ser su manager en Estados Unidos y con la que trabajó en varios proyectos en la ciudad de New York.
A partir del año 2007 el artista comienza su andadura por Centroamérica llegando a México D.F , donde realiza varios proyectos que le abrirán las puertas para hacer una de las muestras más importantes de su carrera. En octubre del año 2009 inaugura en el Instituto Cultural  Cabañas, monumento ubicado en la ciudad de Guadalajara y considerado Patrimonio de la Humanidad. Actualmente está entregado en cuerpo y alma a su pintura, prueba de ello es la constante proyección de este artista en España y en el extranjero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close